La escuela

PRESENTACIÓN

Navarrete y la alfarería están intrínsecamente unidas de manera indisoluble. Como la tierra y el agua al unirse se transforman en barro, así ocurre con Navarrete y la alfarería, los dos factores se conjugan formando, lo que estamos empezando a denominar, el modo de vida navarretano.
Hace menos de 50 años, prácticamente el 70% de la población de Navarrete estaba dedicada, directa o indirectamente, al mundo de la cerámica. No solo alfareros (u olleros como se les denominaba) de oficio, también sobadores, aguadores, comerciantes, leñeros, etc… todo un sinfín de gremios que vivían a raíz de una materia prima: el barro.
Este modo de hacer y vivir se ha ido modificando con el paso de los años: Los hornos ya no necesitan leña para avivar su fuego, mucha parte del barro viene ya preparado, aunque en Navarrete aún se elabora con terreros autóctonos, pero la transformación ha dejado de ser manual. Ahora son los propios artesanos los que deben buscar vías de comercialización… Es por muchos factores, que ese modo de vida navarretano del que hablamos se ha ido perdiendo por el camino.
Navarrete necesita una Escuela de Alfarería por varios factores:
– El factor etnográfico
– El factor histórico
– El factor cultural y artístico
– El factor de recursos humanos
Con la Escuela de Alfarería de Navarrete se pretende conseguir la recuperación de ese modo de vida navarretano adaptado al siglo XXI, rescatar el valor histórico de las piezas, el por qué de sus formas, sus usos, el sentido de elaboración artesanal, además de influir en la sensibilidad de creación de los alumnos. Todo esto con un factor añadido, el fomento de sucesión en este gremio que forma parte de nuestro presente y vislumbra un horizonte con futuro.

METODOLOGÍA

La Escuela de Alfarería de Navarrete se encuentra ubicada en un taller alfarero real. Lo primero que se pretendía conseguir con esta escuela es que los alumnos tomaran contacto palpable con el entorno directo del alfarero.
La metodología propuesta es activa, basada primero en la observación directa del alfarero, y en la observación e investigación de diferentes piezas tradicionales, sus usos, transformaciones y funciones a lo largo de la historia.
Tras una observación directa en la elaboración de la pieza, los alumnos practican delante del torno, en modelado sobre mesa, o practicando la técnica del urdido.
También existe una parte de clase teórica, en la explicación de la utilización de esmaltes y engobes, y en la fase de cocción, aunque la metodología exige una base meramente activa y muy dinámica en las explicaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s